Investigación Estratégica y Cultura de Consumo Empresarial

Investigación Estratégica y Cultura de Consumo Empresarial

En la anterior entrega hablamos de cómo elaborar e identificar las distintas tipologías de consumo empresarial y de cómo clasificar a nuestra clientela de forma que nos sea estratégicamente interesante y útil, para poder comunicarnos con ellos y disponer nuestros servicios de un modo mucho más acertado y eficaz.

A partir de nuestra INVESTIGACION DE CAMPO podemos y debemos REFLEXIONAR ESTRATEGICAMENTE acerca de todos los niveles de la empresa que tengan que ver, en mayor y menor medida, con la información analizada en el comportamiento expectativas y necesidades de nuestra clientela.

La construcción de TIPOLOGÍAS DE CONSUMO y USO EMPRESARIAL son una excelente herramienta para organizar, modular y matizar nuestros productos, servicios, protocolos de trabajo, plan de comunicación, líneas de negocio a desarrollar, dirección a tomar respecto de nuestra política de actuación, enfoques resultantes para cada departamento, definición de objetivos que se mantienen o que toca revisar, identificación de aspectos que no estamos tomando en cuenta o hemos desestimado sin evaluar su posible beneficio, interés y rentabilidad.

Saber de nosotros mismos, como empresa, como marca, como entidad, analizando nuestra clientela, mirándonos en ella, en la competencia, en el territorio, es básico tanto para afianzar “rutas de navegación”, como para encarar necesarios y evidentes replanteamientos en el rumbo empresarial, tanto interno como externo.

Medir nuestra posición en el mercado, estar dispuesto realmente a establecer un AJUSTE entre los MOVIMIENTOS que están ocurriendo en la demanda y los dispositivos de nuestra oferta; FLEXIBILIZAR Y ADECUAR nuestra entidad según en qué momentos y acciones es una “gimnasia empresarial” tan necesaria como mantener y reposar aquello que realmente precisa ser una constante, NUESTRAS SEÑAS de IDENTIDAD, porque actualmente el objetivo empresarial no es solo crecer, sino además qué hacer para sobrevivir, mantenerse y si es preciso reinventarse.

Para esta y otras preguntas de estrategia hotelera es indispensable AMPLIAR el CAMPO de la INVESTIGACION y buscar “movimientos” del mercado más allá del ámbito puramente hotelero, y preguntarnos qué está ocurriendo en otros SECTORES EMPRESARIALES…

Sectores, segmentos, campos y territorios que tengan que ver con nuestra filosofía y objetivos de negocio, en mayor o menor medida, y que pueden hacernos modular nuestra oferta de la misma forma que hemos visto crecer la telefonía móvil, que ha absorbido parte de los contenidos que operaban en otros sectores como la fotografía, los ordenadores, etc.

Vivimos tiempos tan creativos y revolucionarios que para INDAGAR, ESTUDIAR Y DEFINIR LOS MODOS DE CONSUMO de la CLIENTELA con referencia al CONSUMO HOTELERO, precisamos preguntar cómo se está comportando y valorando el consumo de nuestra clientela a una escala más amplia, tomando el SECTOR TURISTICO en toda su dimensión:

– Los campings ven emerger la tendencia de los bungalows en Europa, de forma tal que las tiendas de campaña tienen que buscarse otros caladeros para su proliferación… En este sentido el apartahotel está siendo el modelo de hábitat cada vez más al uso en el territorio camping.

– Un nuevo sector parece emerger, el alquiler de casas y apartamentos en régimen hotelero (ya con campaña de publicidad en TV), y a su vez los hoteles de campo y montaña rivalizan cada vez más con las casas rurales, aplicando una política de precios muy combativa.

– Los apartamentos turísticos están presentando cada vez más batalla, y un nuevo tipo de hostal minimalista con los últimos toques de decoración están marcando tendencia y desmitificando las categoría hotelera, aun así las cadenas de lujo que llevan su diferencial distintivo al límite, encontrando su público cada vez más elitista y exclusivo.

– Otros en cambio apuestan por un público decididamente homogéneo y especializado, solo familias con mascotas, o solo parejas.

Sea como sea, conociendo todas las tendencias existentes posibles y emergentes, y siendo las características que definen a sus clientes lo más indicativas y útiles posibles como podemos establecer un PLANEAMIENTO ESTRATEGICO lo más ajustado posible a la realidad.

En este sentido, la amplitud y riqueza de las variables de posicionamiento que aporta LA ANTROPOLOGÍA Y LA PSICOLOGÍA SOCIAL, consiguen definir tipologías de la clientela con MAYOR sentido ESTRATÉGICO.

Las CULTURAS DE CONSUMO sobre un producto, marca, servicio o sector tiene por un lado una secuencia de movimientos básicos el de GESTACION, EMERGENCIA, CRECIMIENTO, ESTABILIZACIÓN, DECRECIMIENTO y DESAPARICIÓN, y por otro, la característica de ser compartida por distintos públicos clientes, y de coexistir en el tiempo superpuestas a veces o muy delimitadas otras.

Hay culturas de consumo que se inician mucho antes, en contextos que no están precisamente a la vista ni suponen tendencia… Son comportamientos, usos, costumbres que están todavía en estado “marginal”, incluso aparentemente en posible vía de extinción; Y otras, que a priori parecen muy fuertes y omnipresentes están, sin embargo, condenadas a desaparecer y ven poco a poco disminuir su liderazgo.

Una tipología de la clientela definida por su respectiva cultura de consumo, nos permite estudiar el potencial de cada grupo de consumo y su posicionamiento respecto al sector, el producto, marca, servicio o entidad en cuestión. Todo basado en la riqueza de información que recoge el trabajo cualitativo a través de la investigación de campo y sus dispositivos de elementos de convivencia (entrevista en profundidad observación participante historia de vida).

Existe otra dimensión de análisis de nuestro público hotelero más complementaria, menos estratégica y más directa, que se obtiene a través de la experiencia del personal en contacto directo con la clientela.

De ella hablaremos en nuestra próxima entrega, hasta entonces te invito a que me sigas en cualquiera de las siguientes redes sociales:

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *